banner1.jpg

 

Cerraron las jornadas de Abogado del niño

 

Finalizaron las jornadas de capacitación en la figura del Abogado del Niño, organizadas por el Instituto de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Viedma y la Secretaría de Niñez, las que contaron con el apoyo institucional de la Legislatura de la Provincia de Río Negro.

La última jornada contó con la disertación de la Lic. Ivonne Iribarne, integrante del Equipo Técnico Central de la Secretaria de Niñez, la Defensora de Menores Cecilia Donate y la Defensora Adjunta, Laura Krotter.

La Lic. Iribarne expuso acerca de los programas que se desarrollan desde la Secretaria de Niñez, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social. Sostuvo que “la misión de la Subsecretaría de Protección Integral es conducir, promover y fortalecer un sistema provincial de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, a través de abordajes integrales, de prevención, promoción y que permitan una oportuna restitución y reinserción social de los mismos”. Su enfoque es intersectorial y territorial, a partir de la implementación de políticas públicas que recuperan y fortalecen los mecanismos familiares, comunitarios e institucionales de protección, acompañamiento, contención y asistencia a los niños, niñas y adolescentes, en procura de su desarrollo integral.

Los programas dependientes de la Secretaría en la actualidad, bajo la modalidad de asistencia a niños, niñas y adolescentes y sus familias son: Fortalecimiento Familiar, Jóvenes en Conflicto con la Ley Penal, Atención a las Victimas del delito de Trata, y Defender la Alegría. Por su parte los Programas preventivos- promocionales de derechos de niñ@s y adolescentes son ECOS, y HUECHE.

Quedó de manifiesto las dificultades que atraviesa el área de la Secretaría de Niñez para la asistencia integral de niños, niñas, adolescentes y sus familias y que dicha Secretaría, al tiempo de la disertación se encontraba acéfala de funcionario a cargo. Por otra parte se evidenció la falta de planificación y de continuidad de las políticas sociales del Ministerio de Desarrollo Social, por el que ya transitaron cuatro Ministros en un periodo de cinco años.

En la segunda parte del encuentro expusieron las Defensoras de Menores, manifestando la Dra. Krotter que “el niño puede escoger si quiere o no ejercer su derecho a ser oído; y que la realización de este derecho exige que los responsables de escucharlo, los Defensores de Menores y en su caso Abogado del Niño, y los padres le informen los opciones y posibles decisiones que pueden adoptarse y sus consecuencias.”

Explicitó que ante presencia de Abogado del Niñ@ el Defensor de Menores e Incapaces no cesa en sus funciones y que actualmente la Defensoría General del Ministerio Publico realiza la designación de oficio, recayendo la función en las Defensorías Oficiales.

La Dra. Donate sostuvo que “los niveles de comprensión de los niños no van ligados de manera uniforme a su edad biológica; su madurez debe medirse a partir de “la capacidad para expresar sus opiniones sobre las cuestiones de forma razonable e independiente”.

En este sentido manifestó que si bien la defensa técnica ejercida por el Abogado del Niñ@ no debe estar limitada por razones etarias, al no poder un bebé expresar su voluntad sería muy difícil que pueda contar con un Abogado del Niño. No obstante ello, la última valoración la tendrá el juez.

Por otro lado señaló la importancia de la figura en todos los procedimientos judiciales pertinentes que afecten al niñ@, sin limitaciones. En los procedimientos administrativos típicos serían, por ejemplo, decisiones sobre la educación, la salud, las condiciones de vida o la protección del niño.

Las Defensoras destacaron las diferencias entre el Defensor de Menores e Incapaces y el Abogado del Niñ@, sosteniendo que el primero materializa la mirada, con fundamento jurídico, del Interés Superior del Niño; mientras que Abogado del Niñ@ materializa el Interés Superior desde la propia mirada del Niñ@.

El Defensor de Menores no puede asumir la defensa técnica del Nin@, ya que los niñ@s –con su capacidad procesal reconocida-, son quienes definirán la estrategia de la defensa procesal juntamente con su abogad@.

El Defensor de Menores debe limitarse a cumplir su rol de sistema plus de garantías para el niñ@ y coadyuvar en la defensa técnica del nin@.

Las jornadas finalizaron con el compromiso de continuidad de capacitaciones que fomenten el intercambio de l@ abogad@s con profesionales de las áreas de niñez, como así también con las Defensoras de Menores.