banner1.jpg

 

Continúan las jornadas de Abogado del Niño

 

El pasado viernes 2 y sábado 3 de diciembre, en la Legislatura provincial, se llevó a cabo el segundo módulo de las Jornadas de Capacitación en la figura del Abogado del Niño, con la disertación de las Dras. Laura Mussa y Laura Rodríguez, especialistas en la materia, quienes compartieron el marco teórico-jurídico y jurisprudencial relativo a los avances de la protección especial de derechos de niños, niñas y adolescentes, con especial énfasis en su participación en los procesos judiciales con el patrocinio letrado del abogado del niño.
Las disertantes resaltaron la importancia de la sanción de la ley provincial y compartieron su entusiasmo al respecto.

La Dra. Musa, quien es Directora de la Fundación Sur Argentina, fue Diputada Nacional y Asesora General Tutelar del Ministerio Público de la Ciudad de Buenos Aires, refirió que con la sanción de la Ley 26.061, Ley de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes,  en el año 2005,  la Argentina reformó legalmente la condición jurídica de toda la infancia y la adolescencia.  Expresó que “Luego de diez años de debate en comisiones parlamentarias y numerosos proyectos presentados por diversos partidos políticos, finalmente la ley fue sancionada en tramite dificultoso y sin un verdadero debate.”

Señaló asimismo que “con el restablecimiento de la democracia en 1983, prácticamente toda la legislación nacional fue revisada, en especial, aquellas normas que desde una perspectiva de derechos humanos no resultaban consistentes con la nueva realidad. Hubo un especial énfasis en la reforma de la legislación en el ámbito del derecho de familia, a fin de remediar el atraso jurídico de la mujer y de aquellos niños que llegan a la Justicia solo excepcionalmente. Estos eran los niños y adolescentes de los sectores medios y altos cuyo contacto con la Justicia generalmente se produce a través de los juicios de alimentos, visitas, sucesión, filiación, y muy pocas causales más. Sin embargo para el resto de la infancia, para los “menores”, su condición jurídica seguía signada por procesos flagrantemente inconstitucionales. Recién con la ley 26.061 comenzaron a democratizarse”.     

Por su parte la Dra. Rodríguez, quien integra la Clínica Jurídica de la Fundación Sur, y es docente  universitaria en la UBA, señaló  que con “la sanción de la ley 26.061 se despeja toda duda interpretativa en referencia al derecho de todo niño, independientemente de su edad, a ser escuchado. Ello es así pues la mención a la madurez y el desarrollo –artículo 24 inciso 1- es solo para graduar el alcance de su opinión, pero de ninguna manera es un requisito para escucharlo. Por otra parte, la Convención establece el derecho del niño a ser escuchado directamente o a través de un representante u órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional”. Señaló también que “no quedan dudas que si media una solicitud del niño o adolescente, el juez no tendrá opciones y deberá tomar contacto directo con  él. Se supera así las múltiples alternativas de la Convención. Entonces, el niño deberá ser escuchado cada vez que así lo peticione.”

Continuó sosteniendo que “el derecho a ser oído se materializa en el patrocinio técnico de un abogado que traduzca el interés del niño en actos procesales. Por ello resulta esencial insistir en la obligatoriedad del patrocinio letrado. En general los tribunales no discuten el derecho del niño a ser oído, pero se han observado muchas resistencias jurisprudenciales a la figura del Abogado del Niño”. Esto ha sido superado en las provincias de Buenos Aires y Río Negro, con la sanción de leyes  especificas de creación de dicha figura, pero en el resto del país aún no cuentan con normas similares.

La Dra. Rodriguez concluyó  expresando que la reforma del Codigo Civil y Comercial del año 2015, no resultó con los avances esperados para los niños, niñas y adolescentes, ya que continuó con el criterio de la fijación de edad para la interpretación de su capacidad.

Finalmente la Dra. Laura Musa explicitó acerca de un proyecto de ley de su autoria que expresamente derogaba la figura del Defensor de Menores, ya que “los niños, niñas y adolescentes, requieren de un proceso judicial donde se respeten sus garantías procesales al igual que los procesos en los que participan personas adultos, y ello se cumple con la efectiva defensa técnica en el proceso, bajo la figura del Abogado del Niño”. Siendo así concluyó  que los Defensores Menores, quienes revisan la legalidad de los procesos donde intervienen niñ@s, no tendrían razón de ser.

La asistencia a los encuentros ha sido muy concurrida, conservando la diversidad de  profesionales de la Secretaria de Niñez, Mediadores, integrantes de redes sociales, estudiantes y abogados del foro. El análisis de la situación actual de las políticas de infancia en la provincia de Río Negro se vio enriquecido por las diferentes miradas,  vislumbrándose la importancia de la puesta en funciones del registro especial de Abogados del Niño en el Colegio de Abogados. 
El próximo encuentro se llevará a cabo en el tercer piso de la Legislatura el martes 6 de diciembre,  a las 17 hs., con la disertación de integrantes de la Secretaría de Niñez y Defensoras de Menores de la Primera Circunscripción Judicial.